La Investigación De San Jacinto: Dos Teorías, La Ortodoxia, Y El Futuro De Arqueología Histórica En América Central

Pat Werner
Decano Académico
Keiser University Latín American Campus
San Marcos, Nicaragua
Y
Edgar Espinoza Pérez
Arqueólogo
Profesional
Boaco, Nicaragua.
Miembros de la Academia de Geografía e Historia de Nicaragua

Introducción

El aniversario de la Batalla De San Jacinto, 14 de septiembre de 1856 es una fiesta nacional celebrada en todas partes de la república. Después de trabajar en asuntos precolombinos los dos autores decidieron examinar un evento histórico y utilizar la metodología histórica y arqueológica juntas para averiguar finalmente lo que sucedió. La batalla de San Jacinto fue escogida porque hay reportes contemporáneos y el sitio está intacto y es muy accesible. La investigación fue hecha con la suposición que al final, no se podrá tener una diferencia entre lo que realmente pasó y lo que se encuentra en el suelo y en restos físicos de la batalla. Las bases de datos son dos, las historias escritas y las publicadas, y los restos de la batalla todavía ubicados cerca de la casona de San Jacinto. La base de lo publicado es muy bien conocida por cada alumno en las escuelas desde hace 60 años. De los restos todavía en el sitio no había nada conocido. Pensamos que había posibilidades, las balas en las paredes de la casona y la fosa común de los soldados y filibusteros muertos en la batalla. Nunca encontramos una fosa común. Pero sí encontramos balas en las paredes casi seguramente tiradas durante la batalla.

El resultado de la investigación fue el encuentro de 68 balas en las paredes, no más. Con este resultado, los investigadores desarrollaron dos modelos de la batalla. Un modelo propuso 250 filibusteros que atacaron la casona y guarnición de José Dolores Estrada, con 151 hombres pelando durante cuatro horas. Los filibusteros tenían 24 bajas y Estrada tuvo 51 bajas. Las armas de los filibusteros tenían capacidad de enviar 6-10,000 balas durante las cuatro horas. Encontramos 68 balas en las paredes. Otro modelo propuso 63 filibusteros atacando la casona y guarnición de Estrada, con 151 hombres y peleando por cinco minutos. Los filibusteros tenían 24 bajas y Estrada tuvo 51 bajas. Las armas de los filibusteros tenían capacidad de enviar 700 balas durante cinco minutos. Encontramos 68 balas en las paredes. La cuestión es cuál de los modelos es el correcto y describe la batalla, y cuál fue la reacción de varios grupos de historiadores a este análisis. Fue la primera vez que este tipo de análisis, que incorpora el record escrita y el producto de un análisis arqueológico en el mismo sitio o evento, fue utilizado en Nicaragua.

Leave a Reply